Ensayo climático

Con el fin de comprobar los efectos que la temperatura y la humedad del aire ejercen sobre nuestros productos, sometemos éstos a una prueba en condiciones controladas dentro de una cámara de ensayo climático. Solo así podemos garantizar que nuestras envolventes puedan resistir a largo plazo las condiciones climáticas existentes y que cumplan su función con fiabilidad.

Numerosos materiales pierden calidad con el paso del tiempo si son utilizados a una temperatura demasiado alta o demasiado baja o en áreas con fluctuaciones climáticas extremas. Ello podría causar la entrada de humedad o la formación de condensado en la envolvente, lo cual supondría un riesgo para el funcionamiento seguro de los componentes electrónicos.

Para evitar esto, comprobamos tales escenarios en cámaras de ensayo climático. Esta auténtica simulación de diversas condiciones ambientales nos ayuda a mejorar continuamente la calidad y la fiabilidad duradera de nuestros productos y a familiarizarnos rápidamente con las propiedades de nuevos materiales.