Marcación láser

La primera impresión dice mucho sobre la valía de un producto. Una marcación óptima sobre envolventes de calidad hace que la primera impresión sea muy positiva. 

Además de los métodos tradicionales de grabado e impresión, Spelsberg también ofrece el procedimiento de marcación láser. 

Una ventaja decisiva para el cliente es que la marcación láser es permanente. Es decir, a diferencia de las sobreimpresiones convencionales o pegatinas, la marcación láser no se puede retirar. Por ello también es infalsificable en muy gran medida y se mantiene intacta incluso en un entorno agresivo y en caso de uso prolongado.

  • Ecológica
  • Cortes limpios y detalles precisos
  • Tiempos cortos de procesado

Ventajas resumidas

  • Marcación e identificación permanentes de la envolvente
  • Desde sencillos logos e identificaciones de producto hasta instrucciones, esquemas de conexiones o montaje y marcaciones completas de placas bases.
  • Marcación de zonas de la envolvente de difícil acceso, tales como el fondo de la caja
  • Procedimiento extremadamente económico, apto incluso para series pequeñas y prototipos
  • Posibilidad de utilización de contenidos personales tales como textos, gráficos y códigos de barras, Datamatrix o QR; opcionalmente, nuestros diseñadores gráficos pueden realizar el diseño y el acabado de la plantilla de marcación láser
  • Tiempos cortos de reacción, procesado y entrega
  • Impresión inteligente: números de serie, códigos de barras, fechas de fabricación y muchos otros elementos

Acerca de la marcación láser

La marcación láser es uno de los métodos de impresión utilizados preferentemente por Spelsberg desde hace algunos años. En el método de grabado a láser, un haz láser genera la marcación deseada vaporizando o fundiendo el material subyacente sin tocarlo. Ello hace posible grabar texto o ilustraciones en los componentes de plástico de un modo tan duradero como preciso. Este método no modifica las propiedades mecánicas y químicas de la pieza procesada. Todo el proceso se realiza sin adición de productos químicos y no se requiere ningún tratamiento previo o posterior. Esto permite obtener un contraste elevado en un único paso de trabajo. Debido a que el haz luminoso no ejerce ninguna presión sobre el producto procesado, este no debe ser sujetado para efectuar la marcación, lo cual protege la pieza y permite obtener tiempos de ciclo rápidos. La marcación láser se mantiene en el sustrato permanentemente, es resistente a la limpieza y no se ve influenciada por las influencias externas.