Serigrafía

En la serigrafía, la tinta es aplicada a través de una fina malla de tejido. En las zonas donde no se debe aplicar tinta, el tejido se hace impermeable mediante una plantilla. 

Este procedimiento no solo permite imprimir superficies planas, sino también curvas. Permite una aplicación espesa de la tinta, y por lo tanto muy duradera. No obstante, la velocidad de impresión es relativamente lenta. 

Además, existen claras restricciones en cuanto a las transiciones de color continuas y a las representaciones fotográficas realistas. El empleo necesario de una película individual y una pantalla serigráfica para cada tinta genera unos costes elevados de equipamiento si se han de imprimir pequeñas cantidades o motivos de varios colores. En tales casos, la impresión digital es la mejor alternativa.

Detalles:

  • Tamaño máx. de impresión: 330 x 230 mm 
  • Varios colores 
  • Consistente debido a una aplicación espesa de la tinta
  • No adecuada para transiciones de color o motivos de realismo fotográfico